VIDA

No es requisito indispensable esperar la temporada vacacional para disfrutar de una merecida tregua a las responsabilidades diarias

Por: Julio Sarracino

Largas reuniones de trabajo en la empresa o en el negocio familiar, inclusive jornadas extenuantes en el hogar, sobre todo si eres ama de casa. Cualquiera que sea tu actividad, si últimamente no te has detenido para hacer una pausa, considero que valores la posibilidad de realizarla, reconocer tus logros e iniciar a pensar seriamente en unas vacaciones. Las vacaciones no son sinónimo de viaje, sino de un descanso temporal.

La vida “moderna” trae consigo la creencia que entre más bienes materiales se tienen más importancia se adquiere, esto dista de la realidad, el tener no se contrapone al del ser, sin embargo, es necesario centrar nuestro esfuerzo en tener una vida de verdadera calidad.

En este transitar cotidiano hará acto de presencia el estrés como una respuesta natural de tu cuerpo, mismo que si sabes afrontar puede impulsarte a realizar tus actividades y hasta dar el extra, puede –incluso- mantenerte receptivo, sin embargo si estás constantemente sometido a fuentes de estrés, éste puede derivar en alguna alteración importante de tu salud, me refiero a la tendencia al mal humor, tristeza o ansiedad, también hay dificultades serias para concentrarse o recordar cosas. Aunado a lo anterior, no descansar está asociado a una toma de decisiones poco inteligente. Las vacaciones son una poderosa herramienta para liberar tensiones.

Días para romper la rutina

No es requisito indispensable esperar la temporada vacacional para disfrutar de esta merecida tregua. Si lo haces en el momento oportuno, en ese lapso podrás realizar algunas actividades que rompan con lo habitual y que te resulten placenteras, incluyendo, desde luego, el esparcimiento con tu pareja o familia, y haciendo a un lado las responsabilidades ligadas a tu cargo o estatus.

En vacaciones el descanso llegará si realizas cambios sustanciales en tus actividades y formas de pensar en comparación con la situación común.

LOS BENEFICIOS

Vacacionar conlleva múltiples beneficios de los que te darás cuenta de inmediato, tales como:

  • Capacidad creativa renovada
  • Buen humor
  • Alcanzarás estados de felicidad
  • Fortalecimiento de vínculos con la pareja y familia
  • Adquisición de nuevas estrategias
  • Aumento de la autoestima
  • Concentración
  • Salud mental

Los viajes ilustran

Viajar será una gran experiencia, y para ello es necesario tener presente que durante ese tiempo también debe haber espacio para el ocio

Líneas arriba mencioné que las vacaciones no son sinónimo de viaje, pero si es tu deseo y tus recursos económicos te lo permiten, hazlo. Viajar genera un extraordinario nivel de bienestar y de crecimiento. Los viajes ilustran.

Como psicólogo en algunas ocasiones he recomendado a mis consultantes realizar un viaje a alguna ciudad, ya sea solos o en familia, según sea la necesidad.

Viajar trae consigo múltiples beneficios. Por ejemplo, al hacerlo solo, la persona tiene la oportunidad de estar consigo mismo, durmiendo, caminando o comiendo, entre otras cosas. Quienes se comprometen con este ejercicio de conocer otros lugares encuentran nuevas formas de afrontar sus miedos, también adquieren seguridad, identifican que algunas de sus creencias que asumían como verdaderas no lo son tanto. Creencias como “no sé andar solo” o “soy incapaz de realizar cosas diferentes”. Si el viaje es en pareja o familiar, se refrenda el amor, conocen otras culturas, rompen con la rutina, se liberan de pensamientos negativos, etc.

Viajar será una gran experiencia, y para ello es necesario tener presente que durante ese tiempo también habrá espacio para el ocio. Si realizas una agenda con horarios establecidos, lugares que visitar obligadamente y la prisa es la característica, ten por seguro que al regresar terminarás diciendo ¡quiero vacaciones para descansar de mis vacaciones!

Si todo lo que te he compartido hasta aquí te parece interesante y estás decidido a ocuparte al respecto, lo celebro; si estás interesado y tus recursos económicos sólo te permiten vacacionar mas no viajar, tengo una noticia importante que darte: También puedes generar actividades recreativas y de esparcimiento al interior del hogar, para ti y para los tuyos. Asigna un día de la semana para reunirte con ellos, reencuéntrense, jueguen, platiquen de un tema de interés común y si hay niños con ellos puedes acampar en el jardín, en la sala o en su recámara. Con seguridad te digo que los vínculos se fortalecerán y la armonía reinará entre ustedes.

https://i1.wp.com/www.revistagestionempresarial.com.mx/secciones/wp-content/uploads/2017/06/Vacaciones.png?fit=980%2C366https://i1.wp.com/www.revistagestionempresarial.com.mx/secciones/wp-content/uploads/2017/06/Vacaciones.png?resize=150%2C150adminContenidosUncategorized              VIDA No es requisito indispensable esperar la temporada vacacional para disfrutar de una merecida tregua a las responsabilidades diarias Por: Julio Sarracino Largas reuniones de trabajo en la empresa o en el negocio familiar, inclusive jornadas extenuantes en el hogar, sobre todo si eres ama de casa. Cualquiera que sea tu actividad,...Acontecimientos más Importantes